LA MUJER, NUESTRA CAUSA